Consejos para protegerte del sol mientras entrenas.

0f5887c8dd012cd8_163906744.preview

Por Pablo Roura.

Con la llegada del verano se incrementan las horas de sol y somos muchos los que nos vamos de vacaciones y aprovechamos para salir a entrenar, exponiéndonos a la radiación solar. Para evitar los efectos nocivos de los rayos UVA y UVB, os recomendamos el uso de un protector solar con un factor de protección solar (FPS) acorde a vuestro tipo de piel. Además os damos a continuación una serie de consejos para minimizar los riesgos que el sol puede suponer para vuestra salud.

1. Protector solar antes y cada 2 horas: Aplicar el protector solar 30 minutos antes de comenzar el ejercicio, para que la piel pueda absorber la crema. Una vez comenzada la actividad física se recomienda volver a aplicar crema protectora cada dos horas. Debemos tener en cuenta que como triatletas nuestra piel se ve afectada por el sudor, el agua, el viento, la toalla …momentos en los que los rayos UVA y UVB pueden llegar a traspasar la ropa, especialmente la ropa técnica y muy fina, por lo que se recomienda aplicar protector solar incluso en aquellas zonas cubiertas por la ropa y menos expuestas, como zona interior de brazos, manos, piernas, orejas, etc.  La ropa de color oscuro protege mejor, pero también puede retener el calor. Muchas marcas de ropa deportiva ofrecen ahora una calificación UPF y pueden ser de gran utilidad en verano.

2. Caducidad: Recuerde que el FPS comienza a expirar en el mismo momento que aplicamos el protector solar sobre nuestra piel (incluso si estás en el interior de un edificio o es de noche). Por ello, se recomienda aplicar el protector solar en el momento más cercano posible al comienzo de tu entrenamiento o carrera, ya que “el reloj de la caducidad” se inicia inmediatamente. Recomendamos que el día de la carrera lleves protector solar a la zonas de boxes y te lo apliques poco antes de darse la salida o justo antes de ponerte el neopreno. Recuerda igualmente que nunca debes aplicarlo por primera vez el día de tu carrera, sino haberlo hecho siempre previamente durante un entrenamiento, de forma que puedas conocer su resultado.

3. Guardar en lugar fresco y seco: Guarda el protector solar en un lugar fresco y seco. Si el protector solar alcanza anormalmente altas temperaturas, algunos de sus ingredientes activos pueden caducar más rápidamente de lo que suele ser habitual, haciendo que el protector solar sea  ineficaz. Los ingredientes también se pueden separar, haciendo que el protector solar no tenga el efecto que debería. También es importante recordar la importancia de comprobar la fecha de caducidad indicada en el protector solar ya que si ésta ha sobrepasado su vencimiento, lo mejor será tirarlo a la basura.

4. Observa el etiquetado. Antes de aplicarnos un protector solar siempre se debe leer el etiquetado previamente y atender a las recomendaciones de los farmacéuticos y expertos.

5.- Protector labial y gafas: No te olvides de aplicar un protector labial con FPS en tus labios, ni de utilizar siempre unas gafas de sol durante la práctica del ejercicio al aire libre, ya que también se puede desarrollar un melanoma en los ojos (melanoma ocular).

En caso de dudas, consulta a tu médico especialista o farmacéutico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s