¿Conoces la gran lección de positivismo dada por una runner herida en el Maratón de Boston de 2013?

Por Pablo Roura.

“No es por ti, es por mí” era la frase que se podía leer en la pierna izquierda de Rebeca Dimartino, el día previo a ser intervenida para amputarle su extremidad izquierda tras sufrir el terrible atentado terrorista mientras se disputaba el Maratón de Boston el pasado 15 de abril de 2013.

El horrible suceso causó tres muertos y 282 heridos entre los que se encontraba la joven tejana de 27 añosDurante 18 meses y tras ser intervenida en 17 ocasiones (donde le pusieron chapas, barras de metal y tornillos) no lograron terminar con los fuertes dolores que sufría.

Por si fuese poco, su pierna izquierda se vio afectada por una grave infección ósea, que hizo que Dimartino tuviese que estar postrada en una cama, gran parte de ese tiempo. Ante esta situación los médicos le propusieron amputar su pierna izquierda a lo que ella accedió con positivismo y humor. “Estoy emocionada” por comenzar un nuevo capítulo en su vida, declaraba la joven runner.

Una vez tomada la decisión, DiMartino escribió la siguiente carta a la que fue su inseparable pierna izquierda.

Rebeca-DiMartino

“Hey, soy yo, 

Estoy segura que no te sorprenderá que te diga que nos hemos ido separando. El amor que una vez tuvimos ha ido desapareciendo, y nuestra relación se ha convertido en toda una carga para mí. Hemos visto un montón de sitios, hemos hecho muchas cosas, y me has ayudado en los pasos más difíciles que he dado. Te prometo que siempre lo valoraré. No estoy diciendo que sea difícil para mí. Lo es. Pero por muy complejo que sea, siento que nuestro tiempo ha terminado. Necesito saber que cada día que pasamos juntos, me convierto en una persona mejor. Y desde hace tiempo, no lo siento. En vez de eso, noto que eres una carga que me impide alcanzar mi verdadero potencial.

Sé que ahora es muy difícil escucharme, pero nunca te he mentido y no pienso empezar a hacerlo ahora. Lo que necesito es algo que tú no me puedes dar. Y la empatía que requieres, no la puedo dar. Te quiero, de verdad que te quiero. Pero creo que debo empezar una nueva etapa. 

Dicho lo dicho, tengo un regalo para ti que espero que uses. Ve y hazte una última pedicura y disfrútala. Porque mañana… te voy a separar para siempre de mi vida. Te deseo lo mejor, acabes donde acabes.”

Después de la operación Rebeca era una nueva persona, tal y como declaró al canal de noticias NBC. Tras la intervención necesitará tres meses de recuperación y será entonces cuando pueda volver a caminar con la ayuda de una prótesis y unas muletas… su próximo objetivo será el de correr el Maratón de Boston de 2015.

“Hasta la vista, Zurda” fue otra de sus frases de despedida que difundió en las redes sociales.

Rebeca DiMartino

Excelente lección de coraje, humor y positivismo que debemos aprender todos de Rebeca Dimartino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s